Brexit: Una mirada a la oscuridad

En respuesta a las llamadas en nombre del propio partido Conservador y el Partido Independencia del Reino Unido (UKIP) (que insisten consistentemente en que Europa no tiene en cuenta los intereses británicos, además de limitar su soberanía e imponer excesiva carga burocrática a la cuna del liberalismo económico) David Cameron celebrará su referéndum el jueves 23 de junio sobre la pregunta “¿Debería el Reino Unido seguir siendo miembro de la Unión Europea o debe salir de la Unión Europea?”

Leave.EU

Los promotores del referéndum creen que las leyes de la UE no deben estar por encima de las realizadas por los parlamentos nacionales elegidos democráticamente; además quieren recuperar el control total de sus fronteras; reducir el control ejercido por la UE sobre la política comercial; y hacer frente a la idea de una “unión cada vez más estrecha” según lo establecido en los tratados. Ellos lo ven como una autopista hacia un superestado federal en forma de un “Estados Unidos de Europa”.

Un tema crucial para ellos ha sido la crisis migratoria. En su opinión, la libre circulación europea no está funcionando debido a la diferente situación económica de los Estados miembros de la UE y que pone en riesgo a los servicios públicos británicos.

El rendimiento de los servicios públicos británicos es un tema clave en la política británica a causa del desigual impacto que tiene para los ciudadanos británicos. Vale la pena mencionar que la principal solicitud de Cameron a los líderes de la UE es el “sistema de freno de emergencia” que permite al gobierno británico negar la ayuda y los servicios -que tienen como objetivo complementar los ingresos más bajos- a los migrantes de la UE, mejorando así su imagen pública.

Más fuerte en Europa

Algunos periodistas ven este referéndum como una forma de desviar responsabilidades de implementar las políticas erróneas a nivel nacional, achacando los malos resultados a cualquiera menos a los políticos británicos. En cualquier caso, la línea oficial de los Pro-europeos está siendo subraya que los ciudadanos británicos reciben innumerables beneficios de su adhesión a la UE: La venta de bienes y servicios a otros países de la UE, El flujo entrante de jóvenes, educados y con ganas de trabajar –sin coste- que alimenta el crecimiento económico y ayuda a pagar esos servicios públicos.

Esta opinión es compartida por las asociaciones empresariales del Reino Unido, que están a favor de permanecer en la UE, ya que hace que sea más fácil para ellos para mover el dinero, personas y productos en todo el mundo. Además, afirman que “no hay alternativas creíbles” a permanecer en la UE

Un ejemplo simple para ilustrar esta posición son las dificultades para atraer y contratar a jugadores europeos por los equipos de la Premier League. Además, al no participar en las competiciones internacionales de Europa, la competitividad de los equipos británicos se vería seriamente dañada. También se está movilizando el sistema bancario británico. En un escenario Brexit, no serían capaces de desarrollar sus actividades en otros países de la UE sin permisos especiales o disfrutar de las condiciones de los acuerdos financieros europeos

Asuntos Migratorios

En cualquier caso, si Gran Bretaña vota para salir de la UE será debido a la hostilidad a la inmigración. La UE se ha convertido en sinónimo de inmigración incontrolada para los votantes británicos. Las primeras cifras publicadas bajo el actual gobierno conservador estiman que la migración neta fue un récord de 330.000 en junio de 2015. La opinión pública en el Reino Unido también es clara: Una gran mayoría (76%) del público quiere ver la inmigración reducida.

La inmigración es una cuestión política tensa en el Reino Unido debido que los costes y los beneficios no se distribuyen de manera uniforme y las percepciones han perdido la conexión con la realidad, en parte debido a la politización de la cuestión por la política nacional. De hecho, los inmigrantes de la UE son contribuyentes netos a las finanzas públicas en el Reino Unido y no deberían ser culpabilizados por la financiación insuficiente de los servicios públicos.

En promedio, los migrantes han contribuido un 34% más en términos fiscales al Reino Unido que se han llevado a cabo, £ 22.1bn en total en 2011 términos. El problema es la política pública: el suministro de los servicios públicos es demasiado lento para responder a la creciente demanda. Esto es en parte debido a la austeridad impuesta por el gobierno. Al vincular la inmigración con las presiones sobre las instituciones públicas, y la escasez de vivienda, el político ha asegurado de que algunos de los que podrían haber culpado al gobierno culpan en su lugar al inmigrante.

El acuerdo con la Unión Europea

David Cameron, en una espléndida maniobra política, aseguró su supervivencia política a través de un acuerdo con otros líderes de la Unión Europea que están dispuestos a aceptar algunas concesiones para acomodar al Reino Unido. De esta manera en caso de que los británicos elijan quedarse en la UE se garantizara un estatus especial para la permanencia de Gran Bretaña, que de ser aceptada, entraría en vigor inmediatamente después de la votación.

Los principales puntos del acuerdo son los siguientes:

La prestación por hijo: Los trabajadores migrantes aún podrán enviar estas prestaciones por hijo de regreso a su tierra natal, pero los pagos se fijará en un nivel que refleje el coste de vida en su país de origen en lugar de la tasa completa a nivel Reino Unido

Reducción de la asistencia social para inmigrantes: Se espera que mediante la reducción de beneficios se minimice una de las razones de migración masiva al Reino Unido. Los recién llegados no podrán reclamar créditos fiscales u otras ayudas de inmediato. En su lugar adquirirán el derecho a más beneficios cuanto más tiempo se queden, a un ritmo aún por decidir durante los cuatro primeros años.

Mantener la libra: Gran Bretaña nunca se unirá al euro. La UE dio plenas garantías de que los países de la eurozona no discriminaran en contra Gran Bretaña por tener una moneda diferente. Cada libra esterlina gastada en rescatar a naciones de la eurozona será reembolsado por la UE.

Protección para la ciudad de Londres: salvaguardias para la gran industria de servicios financieros de Gran Bretaña en relación a las regulaciones UE.

Ejecución de sus propios asuntos: Por primera vez, habrá un compromiso claro de que Gran Bretaña no es parte de un movimiento hacia una “unión cada vez más estrecha” – uno de los principios fundamentales de la UE. Esta será incorporada en un cambio en el Tratado de la UE. En el acuerdo también hay un sistema de “tarjeta roja” para los parlamentos nacionales. Será más fácil para los gobiernos unirse para bloquear legislación no deseada. Si el 55% de los parlamentos nacionales de la UE se opone a una pieza de legislación de la UE será repensada.

Nuestra previsión

Las encuestas recientes indican que los ciudadanos británicos que respaldan la “Brexit” han aumentado un 7% con respecto a los proeuropeos. En esta linea, el primer ministro de Francia, Manuel Valls, piensa que la salida del Reino Unido tendría “consecuencias difíciles de imaginar”. Estas palabras evidencian que un actor tan importante como el Reino Unido, con la influencia económica, social y política, diplomática y cultural importante, dejaría un hueco difícil de compensar en la UE a todos los niveles, dañando la confianza de la inversión extranjera en ambos lados del Canal de la Mancha.

Sin embargo, la predisposición de la UE para “dar pasos para hacerlo posible” es buena, siempre que se respeten determinadas líneas rojas como la no discriminación de ciudadanos comunitarios. La integración de los demás Estados Miembro o la unidad del mercado. Además, teniendo en cuenta las últimas experiencias de referéndum en Europa no parece probable que el Reino Unido vaya a iniciar su camino para salir de la situación europea. Tal vez el mayor riesgo sería el contagio político en otros países de la UE si el Reino Unido obstaculiza la libre circulación y favorece el aumento de la hostilidad hacia la inmigración en otros estados -tanto a causa de la inmigración desviada y cómo a causa del impacto de las políticas del Reino Unido-. En esta linea, la inmigración será un factor en las elecciones presidencial de Francia 2017, donde podría haber presión para seguir las políticas migratorias del Reino Unido.

En cualquier caso, lo que el Reino Unido quiere es crear suficientes medidas de seguridad para evitar ser ahogado junto con la UE si el proyecto europeo falla. La diferenciación entre ser parte de la UE y la zona euro, o la restricción de las prestaciones de trabajo a los inmigrantes, parece fundamental parece fundamental para mantenerse suficientemente alejado de los riesgos mientras se esta lo suficientemente cerca de las oportunidades de negocio. Y lo que es seguro es que -independientemente del resultado final- David Cameron ha ganado un gran juego de ajedrez jugado en los tableros Británicos y Europeos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *