Primer día SEFF 2018

Non-Fiction (2018). 107 min. Francia. Dirección: Olivier Assayas. Fotografía: Yorick Le Saux. Reparto: Juliette Binoche, Guillaume Canet, Olivia Ross, Christa Theret, Antoine Reinartz, Pascal Greggory, Violaine Gillibert, Vincent Macaigne, Nora Hamzawi. Drama, Comedia.

Se puede decir que este año el SEFF 2018 abrió en buena forma, Olivier Assayas (Personal ShopperIrma Verp) con su nueva película Non-Fiction. Bajo el paraguas de la tradición de la screwball comedy, pero en el congelador de la fisicidad, el director francés acelera el pulso en los primeros segundos de película.
Sin aún habernos acomodado en la butaca, el par de protagonistas masculinos (Alain y Leonard) cohabitan ya el mismo espacio y dan inicio a un torrente verbal que no finalizará hasta los últimos compases de la película.
Charlas, debates, alegatos, sermones, todo hilado en un cúmulo de situaciones donde el fresco que se nos ofrece es el de una situación, por así decirlo, donde las nuevas determinaciones sociales, también económicas, con respecto a las editoriales de libros están cambiando vertiginosamente. En lo sentimental también lo vemos, narrativa en cascada que nos exigirá, muchas veces a lo largo del fin, tomar partido, más o menos de forma inconsciente, sobre cuáles serán los nuevos designios existenciales del universo fílmico.

Casi dos horas de reflexiones, o auto reflexión, que tienen como único descanso cuando entran en acción alguno de los manidos elementos de guion, así lo vamos a llamar nosotros, que se enseñan en las escuelas de cine. Estos elementos darán algo de descanso auditivo (y mental).
Por ejemplo, las entradas en escena del hijo de Alain y Selena lo usa Assayas para separar no solo los bloques entre escenas, sino los bloques entre los diálogos de los personajes. El uso del hijo sirve, como muchos otros ejemplos de elementos de guion en el cine, para destensar o separar los diferentes clímax que se suceden en una película.*

Como curiosidad final, y prevemos que por esta razón la película del director francés ha abierto el festival de cine europeo, además de su indudable calidad, es el guiño que realiza el director a la ciudad de Sevilla. Siendo este uno de esos momentos cómicos que atesora la película como screwball comedy en la nevera.

* He aquí uno de los innumerables conceptos del lenguaje cinematográfico que iremos proponiendo en las sucesivas críticas para familiarizaros, además de las historias, con los elementos que participan en este lenguaje universal que tanto enamora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *