Escapadas Europeas al SEFF 2016.

Tras completar la primera etapa del Festival de Cine Europeo, que está teniendo lugar en Sevilla entre el 4 y el 12 de Noviembre, os traemos las primeras reseñas de títulos que bien se deberían tener en cuenta en su estreno comercial.

Dogs (Caini, 2016) bajo la pausadisima dirección  de Bogdan Mirica, en un thriller atmosferico que nos aisla en un pueblo de la región de Dobrogea, resucita viejos fantasmas de títulos como Straw Dogs (Sam Peckinpah, 1971), ya sea por la referencia casual del título o en el uso de parecida narrativa, en los que un foráneo aterriza en el lugar donde se produce la violencia más extrema, Roman, un joven urbano que llega a las tierras en herencia de su difunto abuelo, debe tomar la decisión de vender el terreno bajo la negativa más o menos velada de los lugareños que ven su escasamente legal modo vida amenazado. Atmosfera rural y crimen, y ritmo Cohen a lo No es pais para viejos (2007).

Otro titulo que nos ha impactado ha sido Jamais content (2016) de Emilie Deleuze, con aires tradicionales de cine francés que pone en  valor la problemática común juvenil y de su entorno. Ya pudimos ver en esta tematica en obras como Ça commence aujourd’hui (Bertrand Tavernier, 1999) o Entre les murs (Laurent Cantet, 2008). En esta obra la directora francesa difumina el drama para filtrarse entre toques de humor y condescendencia juvenil, donde el resultado final se aleja de anteriores films, con un elenco más variopinto de personajes, para dar una versión que gira en torno al dilema individual de la identificación social y sexual.De la punta del iceberg contextual de La Jamais Contente se puede trazar una parábola vital que nos lleva hacia la madurez que debe rendir cuentas con su pasado.

Por último, en lo que prevemos una de las mejores películas del SEFF 2016, Argyris Papadimitropoulos con Suntan (2016) nos meterá en la piel de Kostis, un solitario médico cuarentón, que se encuentra destinado en una isla griega en la cual cada periodo estival llena de jóvenes turistas con ganas de desfase e inhibición sexual. Buceando entre la comedia y el drama, se nos ofrecerá un duro ejercicio de empatización donde a lo largo del desarrollo del protagonista, se nos colocará frente al desenfreno de un pandilla de veinteañeros en los que Kostis proyecta sus deseos y emociones perdidas.

 

Por Enrique Leal Carmona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *